Cómo “aportar valor” a tus clientes. Un Centro de Negocios te puede ayudar.

Normalmente cuando hablamos de “aportar valor” a algo siempre entendemos que eso consiste en aportar una mejora a ese algo. Si tenemos una vivienda y esta dispone de garaje, el garaje le “aporta valor”. En las empresas pasa lo mismo; si tenemos una empresa de fabricación de muebles, una nueva y moderna cabina de pintura le puede “aportar valor”.

             Pero en un mercado donde las PYMES tienen difícil aportar valor a su estructura con un acceso al crédito complicado se deben plantear la opción de aportar valor a su mejor activo: sus clientes. ¿Y cómo podemos nosotros aportar valor a algo de lo que no tenemos el control? La respuesta es muy sencilla: considerándonos parte integrante de ese TODO al que le queremos aportar valor. Nuestros clientes no son nada sin sus proveedores y si sus proveedores aumentan de valor, ellos también lo hacen. Modificando a nuestro interés un conocido refrán, podemos decir: “Dime donde compras y te diré lo que vendes”.

         Cuando una empresa, grande o pequeña, central o delegación, presta unos servicios a un cliente está transmitiendo parte de su “ADN”. La imagen, los servicios, el trato, su eficiencia e incluso su profesionalidad quedan impregnados en cada trato o prestación de servicio. No basta con mandar la mercancía y “trabajo cumplido”. El cliente debe quedar plenamente satisfecho y con la sensación de que todo el proceso del trabajo ha sido realizado con unas mismas directrices.

            Para una Delegación Comercial, donde es posible que tan solo una ó dos personas deban gestionar todos los temas (por importante en tamaño que sea su central) un Centro de Negocios puede ser la diferencia entre aportar ese valor o no. Así de fácil.

          Mostrar una imagen profesional y seria, responsable, con una serie de servicios añadidos que te ayudan en tu día a día. Saber que no solo dispone de un espacio físico para tu delegación sino que dispones de compañeros dispuestos a atender tus necesidades como suyas propias es una tranquilidad añadida muy importante. Disponer de una sala de reuniones completamente equipada, personal que atienda tus llamadas y visitas e incluso poder tener el almacén para tus productos en el mismo edificio y que se encarguen de la recepción y entrega de la mercancía  lo que te está generando es una aportación de valor a tu negocio que automáticamente se suma como valor a tu cliente ya que los servicios que TU le prestas incrementan su valor.

       Antes de tomar decisiones descubre todo lo que te puede aportar un Centro de Negocios y toma las decisiones, no solo pensando en ti, también en tus clientes.

No Comments Yet.

leave a comment