Teletrabajo: Ventajas Vs Inconvenientes

A día de hoy seguimos inmersos en una pandemia que ha producido dos crisis en una con unas dimensiones, en ambos casos, difíciles de asimilar. Con ellas han llegado nuevas formas de entender nuestro día a día, de comunicarnos, de relacionarnos y cómo no, de trabajar.

No es nuevo entre nosotros el llamado “Teletrabajo”. Estaba implementado, sobre todo, en aquellos profesionales cuyo trabajo está principalmente en la calle, visitando o atendiendo a sus clientes in situ. Hablamos de comerciales, delegados, etc.

Pero con la llegada del Coronavirus y el confinamiento en nuestros hogares se trasladó a las empresas la necesidad de que los trabajadores que pudieran, realizarán sus funciones desde su casa de manera telemática. Y lo cierto es que las nuevas tecnologías nos brindan oportunidades tan interesantes como estas para que la actividad se vea lo menos mermada posible en un momento de máxima excepcionalidad como esta.

Pero muchos son las voces que apuestan por una continuidad con el teletrabajo más allá de esta crisis sanitaria. Y es entonces cuando surge la pregunta: ¿Es conveniente el Teletrabajo? ¿Cuáles son sus ventajas y cuales sus inconvenientes?

Las ventajas a primera vista son evidentes:

  • La empresa u organismo puede ahorrarse el espacio de trabajo para esa persona con todo lo que esto lleva; menos estructura inmobiliaria, menos equipamiento (muebles, equipos, instalaciones,etc), menos mantenimiento (limpieza, instalaciones, etc), reducción gastos en luz, comunicaciones, etc.
  • El empleado “flexibiliza” su jornada protegido de la privacidad del hogar. Además existen estudios que afirman que la productividad puede aumentar debido al empleo de más horas de lo estipulado.

Los inconvenientes pueden ser varios:

  • Por parte de la empresa hemos visto una serie clara de ventajas, pero por otro lado deberá hacer un esfuerzo muy importante para mantener un grupo humano conjuntado y perfectamente engranado en las actuaciones propias de la actividad diaria. Ya que el distanciamiento entre empleados puede desencadenar en una menor empatía que conlleva a una menor comunicación. Por todo ello la empresa deberá poner en marcha herramientas y procedimientos que minimicen estos efectos con el consiguiente coste económico y humano.
  • Las empresas tienen un menor control sobre su personal.
  • Los empleados deben aportar a la empresa la “infraestructura” de su hogar y ponerla a su disposición para el desempeño de su trabajo. Luz, mobiliario, espacio, internet, etc. Además pueden “flexibilizar” tanto su horario que pueden acabar entremezclando quehaceres caseros y trabajo y hacer finalmente más horas de las debidas. Así lo explica Hola.com en este artículo.
  • Cuando en persona trabaja desde casa puede caer en la rutina diaria en la que no es necesario una atención personal lo que puede llevar a depresiones.
  • En lo referente a la economía vamos a encontrar una importante reducción en la necesidad y uso de muchos comercios. Esto es debido a que cuando una persona sale todos los días de su casa para ir a trabajar necesita un volumen mayor de ropa, toma un café, un almuerzo, come fuera de casa, usa transportes, en definitiva se socializa y consume.

Por todo ello observamos que el uso continuado o generalizado del teletrabajo puede restar más que sumar en el conjunto de las necesidades de nuestro mercado, tanto laboral como de consumo. Como indica ElPeriodico.com en este artículo, puede que España no esté preparada para el teletrabajo. La sociabilidad, la integración y el trabajo en grupo (requisitos tan valorados por todos los gurús de la productividad) se ven amenazados ante la posibilidad de que, aprovechando la pandemia del COVID-19, el teletrabajo haya venido para quedarse.

Entradas relacionadas

No Comments Yet.

leave a comment

You must be logged in to post a comment.