Dos crisis en una. Coronavirus 2020

A día de hoy, 2 de abril de 2020, estamos inmersos en un Estado de Alarma consecuencia de la pandemia que, sin ningún precedente similar, está sufriendo nuestro país y el resto del mundo. Desde la segunda guerra mundial no se recuerda un golpe de estas dimensiones a las personas, a la sociedad, a las empresas, a la economía, incluso al propio estado.

Mientras escribo este artículo estoy a la espera, cómo el resto de España, de los datos demoledores de contagiados y victimas del parte de hoy. Las barreras sicológicas de 100.000 infectados y 10.000 fallecidos está siendo superada. Son cifras a las que hemos llegado día a día y por ello parecen asumibles entre el resto de datos, pero son aterradoras se cojan como se cojan. Casi inadmisibles en una sociedad que nos creíamos “avanzada”, en un país donde hinchábamos pecho de tener “la mejor sanidad del mundo”.

Pues bien, ha quedado claro que no tenemos la mejor sanidad del mundo, pero si tenemos los mejores sanitarios del mundo. Son ellos, con una muestra de profesionalidad y desempeño ejemplar de su función, los que están sacando a este país de un pozo escalando las paredes con sus manos desnudas cuando nos habían convencido de que el pozo tenía ascensor. Desde aquí nuestro más sincero reconocimiento a la labor de TODOS ellos.

Pero sin dejar de mirar de frente a esta implacable crisis sanitaria no podemos dejar de estar muy pendientes de la otra crisis que ya nos está azotando con una fuerza inusual y desconocida: la crisis económica.

Cuando todavía estábamos quitando los últimos puntales que sujetaban nuestra economía tras una dura crisis que se inició en 2008, este virus COVID-19 nos azota acompañado de una factura muy severa, y pagarla va a suponer un esfuerzo titánico, desconocido y lo peor……imposible de cuantificar.

La necesidad de tomar medidas de confinamiento y parada de TODA actividad derivado del Estado de Alarma están siendo a la vez de la lucha contra el CORONAVIRUS nuestro propio estigma. Una diabólica paradoja en la que el medicamento que te salva la vida te enferma a la vez.

Es por esto que nuestro objetivo debe ser “necesitar” el menor tiempo posible ese medicamento. Conseguir vencerlo con la responsabilidad y el empeño de TODOS, pues hasta que no se produzca el fin de la primera crisis no se podrá cuantificar la verdadera dimensión de la segunda: la crisis económica.

Habrá tiempo y llegará el momento para pedir responsabilidades a los dirigentes del arrasador nivel alcanzado en nuestro país por este CORONAVIRUS 2020, pero ahora el arma más potente que tenemos para poder luchar en esta guerra es la UNIDAD, pero unidad consensuada, no impuesta.

Entradas relacionadas

No Comments Yet.

leave a comment

You must be logged in to post a comment.