EN EL CURRICULUM VAN A SOBRAR TITULOS

Hace unos días compartimos en nuestra página de Facebook un artículo de elmundo.es que nos llamó la atención y despertó nuestra curiosidad. Tras profundizar un poco en el tema hemos querido ampliar y compartir con todos vosotros esta noticia que creemos puede marcar un antes y un después en el modo en que las empresas marcan sus criterios a la hora de escoger los curriculums y contratar a sus empleados.

Desde siempre, y no nos referimos a “nuestro siempre” sino desde que existen las universidades, estar en posesión de un titulo universitario ha sido la condición indispensable para optar a un puesto de trabajo de cierta relevancia. La formula era sencilla: a mayor nivel de graduación y mayor número de graduaciones más alto el cargo al que se puede optar, así de sencillo. Esto ha sido así desde siglos. Pues bien, empresas como Google que hacen de los estudios analíticos internos su herramienta de trabajo más preciada han llegado a la conclusión que con está mecánica de contratación dejaban fuera a muchos posibles candidatos muy válidos para el puesto en cuestión. Personas que por diferentes motivos no se adaptaron al sistema educativo y se formaron de manera autodidacta con un empeño y vocación tal que los convierte en verdaderos expertos de la materia. En otros casos puede darse el caso de personas que comienzan una carrera y, sin terminarla, descubren su verdadera vocación en otra disciplina y abandonan para sumergirse en esta última.

Tal y como nos dice el artículo de Edmundo.es,  Bill Gates comenzó la carrera de derecho en Harvard y no la terminó. Prefirió montar un sencillo taller de informática en un garaje donde creó Microsoft…… Y como él muchos casos como Steve Jobs  (Apple),  Mark Zuckerberg  (Facebook),  Jan Koum  (Whatsapp), Travis Kalanick (Uber), Daniel Ek  (Spotify), Sean Parker  (Napster), Ev Williams  (Twitter), Larry Ellison (Oracle)… y estos son los casos más conocidos pero a buen seguro existen miles de casos.

Otro de los motivos por lo que se produce este efecto es porque debido a las nuevas tecnologías y al rápido avance de ciertos sectores al sistema educativo no le da tiempo a crear cursos o líneas de estudios acorde a las necesidades reales del mercado. Las profesiones tal y como las conocemos van cambiando y donde antes para ser agricultor bastaba con saber manejar un tractor y las consabidas herramientas de labriego, hoy en día debe saber manejar desde su tablet el sistema de riego, conocer las previsiones metereológicas y manejar los sistemas de recolección automáticos. Sectores de implantación de procesos, implantación de algoritmos y otros parámetros de inteligencia artificial hacen que se produzca un cambio muy rápido que nos obliga a plantearnos nuevos escenarios en el mundo de la informática.

Aun así “Las calificaciones académicas y curriculums se seguirán teniendo en cuenta y, de hecho, seguirán siendo una consideración importante al evaluar a los candidatos en su conjunto, pero ya no serán un impedimento para abrirse paso“, ha reconocido abiertamente Maggie Stilwell, gerente de talento de Ernst & Young en Reino Unido.

Entradas relacionadas

No Comments Yet.

leave a comment